web analytics

10 usos que NO debes darle al ibuprofeno y paracetamol

Califica éste post

En este post hablaremos de los dos analgésicos más comunes, tanto por sus causas y sus efectos secundarios, se aconsejan para distintas dolencias, como por ejemplo para el dolor de cabeza.

Paracetamol e ibuprofeno se han vuelto tan normales en el uso doméstico que a veces llenamos nuestros botiquines cajas de cruz roja. Son de libre prescripción, pero no sabes en si cuáles son los límites aceptados o en qué ocasiones son oportunos y en cuáles otras están contraindicados.

Ingerimos estos medicamentos como si fueran caramelos al sentir una pequeña  jaqueca, malestar, molestia o cansancio, sin saber que pueden resultar incluso mortales.

A continuación hablemos de  diez principales mitos, confusiones, abusos y malos usos que se hacen de estos dos medicamentos.

Saberlos utilizar con precaución puede  ayudarte a mejorar tu salud y prevenir problemas a largo plazo.

  1. Tomar ibuprofeno para la jaqueca

El ibuprofeno es un antiinflamatorio y es  poco eficaz a nivel neurológico, por lo que su capacidad de intervención en los malestares de migrañas o las jaquecas, el clásico dolor de cabeza, es un poco limitada.

El ibuprofeno  irrita el estomago y  puede provocarte úlceras en dosis altas y puede causar el  aumento de sangrado de estas. Para las jaquecas y las migrañas es mucho más efectivo que tomes paracetamol a las dosis recomendadas por tu medico, ya que sí incide en el dolor de cabeza.

  1. Consumir paracetamol para los dolores inflamatorios

Como paraminofenol que actúa sobre las postraglandinas, los mediadores celulares responsables de la aparición del dolor en el sistema nervioso, el paracetamol es bueno para eliminar la señal de dolor, pero no reduce la inflamación que la puede estar provocándo, como en el caso de la menstruación, golpes con hematomas, dolores musculares, etc.

En estos casos el analgésico indicado es el ibuprofeno, que sí es un antiinflamatorio.

  1. Tomar ambos para el dolor de espalda

Recientes investigaciones en laboratorios de medicina han concluido que ninguno de estos  dos medicamentos es eficaz para los dolores de espalda, ni tampoco en el de cuello, relacionado con hernias discales.

Pero Sin embargo, el ibuprofeno sí puede eliminar el dolor asociado a las inflamaciones musculares alrededor de la lesión.

  1. Abusar en la dosis recomendada de paracetamol

El paracetamol tiene una gran ventaja con respecto al ibuprofeno a nivel del sistema digestivo, ya que no es agresivo con este.

En cambio una dosis normal en un adulto para que surta efecto, que está en 4 gramos por día, está muy cercana de la dosis tóxica, especialmente en personas que consuman alcohol habitualmente.

Una dosis tóxica de paracetamol puede provocarte importantes daños a nivel del hígado, ya que este medicamento se metaboliza en gran parte en este órgano y en exceso puede consumir el glutatión, principal antioxidante que protege al hígado, provocando una necrosis hepática.

Si el abuso de paracetamol supera los diez gramos en una persona adulta -diez píldoras- el riesgo de muerte no es descartable. De hecho, el paracetamol es un medicamento muy frecuente en los suicidios.

  1. Pensar que el ibuprofeno es atacante del hígado

El mito de que el ibuprofeno es nocivo a nivel hepático es común, pero lo cierto es que es para nada hace daño a este órgano, al menos comparado con el paracetamol. Por eso se recomienda a personas con problemas hepáticos en lugar del paracetamol, aunque siempre con precaución.

Sus efectos nocivos se muestran sobre todo en el estómago y el intestino, aunque también un abuso puede crear problemas a nivel renal.

  1. Tomar paracetamol para la resaca

El paracetamol está indicado para dolores de cabeza y es el más eficaz de los dos. Sin embargo, si ha consumido alcohol este medicamento aumenta sus efectos tóxicos tanto a nivel hepático como renal.

Por lo tanto, es mejor ingerir el ibuprofeno o una aspirina.

  1. Ingerir ibuprofeno para la gripe “Caso muy común”

Como la mayoría antiinflamatorios no esteroideos, el ibuprofeno actúa a nivel de las plaquetas en el plasma destruyéndolas. Las plaquetas intervienen en la coagulación de la sangre pero también son un importante factor de crecimiento celular. La gripe, como la mayoría de las infecciones virales, reduce y desestabiliza el nivel de plaquetas en sangre, por lo que la acción del ibuprofeno todavía dejaría más bajo este nivel, aumentando el peligro de hemorragias. Para la gripe se recomienda el paracetamol por sus menores riesgos.

  1. El paracetamol ataca al estómago?

El paracetamol, en dosis normales, es poco dañino a nivel estomacal. Precisamente se recomienda a personas con úlceras.

Ten en cuenta que el abuso de ibuprofeno por encima de las dosis máximas recomendadas, normalmente entre tres y cinco pastillas de 600 mg por día- sí puede producir importantes problemas estomacales e incluso cardíacos si dicho abuso continua en el tiempo más allá de las dos semanas.

  1. Acostumbrarse a tomar estos analgésicos diariamente

Estos analgésicos no deben tomarse a la ligera. Su uso debe ser solo ocasional y mucho mejor si va bajo prescripción médica. De lo contrario, si los consumimos de modo sostenido, podemos sufrir problemas graves a largo plazo.

  1. Creer que deben evitarse durante el embarazo y la lactancia.

No se han detectado apenas trazas de ninguno de estos dos medicamentos en la leche materna, aunque en el caso del ibuprofeno no debería tomarse a partir del tercer trimestre de embarazo y también en la lactancia de manera preventiva. Sin embargo y desgraciadamente tanto el paracetamol como el ibuprofeno tienen importantes efectos a nivel medioambiental, ya que no se degradan del todo dentro del cuerpo y parte de la dosis ingerida se expulsa con la orina y va al medio.

Leave a Reply